Contacto

Tel. 607 907 210. Psicoeivissa@gmail.com.

Llame y deje su mensaje y me pondré en contacto con usted lo antes que pueda.

Mañanas y Tardes:
C/Aragón 9-11. Clínica IMIF.

miércoles, 9 de agosto de 2017

(Dis)Coaching: La tiranía del bienestar

Vaya por delante mi respeto por los diferentes profesionales que trabajan en ámbitos que tienen que ver con el sufrimiento o el malestar humano.

En los últimos tiempo asistimos a una proliferación de perfiles profesionales muy distintos con promesas muy variadas en el campo del malestar humano, la "mejora personal"... Uno de estos perfiles corresponde a aquellas personas que de dedican al coaching.

Parece haber diferentes tipo de coaching, dirigidos a diferentes colectivos. Bastante de ellos con psicólogos de formación básica, aunque hay otros muchos que tienen otros recorridos.

No pienso que el campo del malestar humano se deba privatizar, de manera que solo puedan intervenir en el los psicólogos, los psiquiatras, o quien sea. Sí que es cierto que la formación debe de tener un mínimo de solidez y seriedad, aun siendo esto también difícil de definir operativamente, si que creo que es interesante que se trate de una formación extensa en el tiempo y impartida por persones con reconocido saber y experiencia en su campo.

Es cierto que no todas las formaciones de estos florecientes campos que estoy comentando ofrecen estas garantías.

No soy yo quien tiene el conocimiento para saber quien puede intervenir y quien no, pero me gustaría realizar mi aportación a algunos elementos ideológicos que considero básicos.

La idea de ayudar a alguien para que cumpla sus objetivos, en principio no parece mala del todo, el problema es que la focalización absoluta sobre ese campo, reduce de manera artificial factores fundamentales que van a afectar a estos encuentros y que es fundamental tener en cuenta (factores transferenciales, cognitivos, emotivos...) cuando uno se embarca en una relación de consulta con otra persona. De no saber manejarlos el resultado puede ser negativo.

Por otro lado, lo que más me preocupa, es que a mi entender, subyace un ideología superficial, muy light, del bienestar, de la felicidad, del todo se puede... que ni siquiera se atreve a entrar en las feroces contradicciones que abrigamos cada uno de nosotros, y por extensión que abriga la sociedad, tantas veces injusta.

No concibo, al menos yo mismo, las herramientas de ayuda a las personas desde esa óptica de adaptación al medio, que tan poco encaminamiento implica, que no toca nada, y que me parece que es más bien un objeto más a consumir, en una sociedad ultra consumista, que un elemento de investigación de lo más auténtico y particular de uno mismo.

No tiene ningún sentido tocar la tecla del bienestar o conseguir los propios "objetivos" de esa manera tan superficial desentendiéndose de la realidad de que para conseguir alguno de ellos tal vez hay que desafiar elementos personales, familiares, laborales o sociales difíciles, transitando un camino personal que puede tener momentos de dolor o sufrimiento.

El bienestar o la felicidad no es una receta que sirva para todas las personas, ni que todas las personas quieran reivindicar. Es una vacuidad proponer "el bienestar" o cumplir los propios objetivos para todo el mundo, Hay muchas personas valiosísimas que dan un significado trascendente a su vida y hacen aportaciones interesantes para los demás, que no pasan en absoluto por ese bienestar cosmético y que parece más bien poco comprometido con uno mismo y con los demás.

No existen esos elementos marcados ya, a priori, en la manera como yo concibo mi práctica, precisamente se trata de que cada uno vaya descubriendo que es lo que quiere en el fondo, proceso nada fácil, por cierto, y diferente para cada uno.

Hay quien simplemente no quiere ser abanderado del bienestar, la felicidad, o la energía positiva, más que nada por que tiene compromisos más profundos y trascendentes consigo mismo o porque su manera de ser no va con esos nuevos mantras del siglo XXI; dejemos que cada uno viva su vida como pueda y quiera.

Si uno contamina el escenario con sus propias visiones del mundo, aunque no sea consciente de ello, no está facilitando la libertad, sino más bien tratando de convencer.

Lo nuestro no va de eso.

lunes, 7 de agosto de 2017

Opositors: els últims romàntics.

M'agradaria parlar del fenomen dels opositors, més que no pas de les oposicions en si.
És un món certament interessant, aquest de les oposicions. En la meva trajectòria vital, he anat aprenent que en el mateix procés d'opositar, un descobreix coses molt interessants i importants d'un mateix, que tal vegada no apareixen quant un fa una vida més estàndard.

Les oposicions solen posar al límit la capacitat d'esforç i la capacitat afectiva de les persones que les afronten: es necessiten moltes coses per atrevir-se i arribar fins al final amb unes oposicions: capacitat d'autogestió, capacitat de sacrifici i esforç, de mantenir la pròpia aposta davant la incertesa de no saber si el que un està fent va en la bona direcció, d'aparcar gratificacions i projectes personals, de suportar l'angoixa -sobretot la dels darrers dies-... Però sobretot, en la meva opinió, cal ser valent, ja que la majoria de les vegades ningú sap com sortirà l'aposta.

Sovint un s'ha preparat bé i ha donat tot el que tenia a dins, però els criteris del tribunal són inescrutables i llavors cal una dosi molt important d'esportivitat i de capacitat per contenir la pròpia frustració, quan un no sap com entendre aquests criteris. No entro a valorar les situacions manifestament injustes o irregulars que es poden donar, ja que no és l'objecte d'aquest article.

He tingut durant molt temps l'opinió, que pensava segura i immutable, que opositar era una pèrdua de temps, ja que no hi havia garantia. Un pèrdua temps de la vida per treballar i créixer personalment, i era interessant tenir la possibilita d'evolucionar en diferents situacions, feines i llocs.

Tot i que durant molt de temps aquest ha semblat un argument immutable, l'experiència m'ha portat a pensar, que per inversemblant que sembli, el fet de passar pel procés d'una oposicióencara que un no aconsegueixi la plaça que voldria, activa i mobilitza una sèrie de recursos i estructures, a les que tal vegada, un no tindria accés si romangués fent una vida més tranquil·la.

El procés d'opositar implica un repte, un desafiament personal que permet comprendre a posteriori coses molt valuoses d'un mateix.

És per això que dedica la meva admiració i aquest article als opositors que es juguen molt a una carta: encara que no surti bé en primera instància, mai és una pèrdua de temps.

martes, 11 de julio de 2017

Un lloc al món?

Fer-se un lloc al món exigeix sovint de molt d'esforç, i fins i tot patiment, per a desafiar elements que hem rebut del nostre entorn, principalment de la nostra família, però que tal vegada, no estan totalment d'acord amb allò que portem a dintre; i que en un moment donat, pot ser necessari que qüestionem per a poder continuar el nostre desenvolupament.

Una qüestió important és si durant la nostra vida hem pogut anar construint una orientació pròpia per a viure i construir un camí propi i personal.

La pregunta no és sense importància, ja que les conseqüències d'haver hagut de seguir, sovint de manera inconscient, els designis dels altres, en comptes del que nosaltres volem, solen ser molt doloroses i punyents, quan en algun moment, es fa evident la impostura que hem ofegat el més autèntic de nosaltres mateixos per posar-hi al seu lloc el que algun "altre" esperava de nosaltres.

Perquè moltes persones renuncien a desenvolupar la seva pròpia identitat i a ser ells mateixos quan aquest camí és clau per a dignificar la pròpia vida?

No a tothom li ha estat concedit el mateix espai i les mateixes possibilitats per a poder desenvolupar el que és propi. Hi ha persones, que quasi des del primer moment, són assignades a determinades funcions, rols i papers en la seva família, tal vegada dramàticament necessaris en algun moment, però que neguen la possibilitat de desenvolupar la pròpia singularitat.

Per això, habitualment, és tan difícil començar el camí de la recerca d'un mateix; requereix sovint deixar moltes comoditats, qüestionar i desafiar moltes coses que s'han esperat de nosaltres, i haver de construir-se un mateix les seves pròpies certeses, així com batallar amb les pròpies contradiccions: ja no ens valdrà allò que altres han desitjat, esperat o proveït per nosaltres. No sempre és senzill emancipar-se de qüestions que no podem, o no volem, deixar fàcilment.

Sovint el que podem desitjar, i l'inici del camí de les coses que podríem arribar a desenvolupar, no és quelcom que sapiguem de manera instantània i directa. Ens habiten anhels i necessitats, que encara no s'han articulat com cal, o que estan molt impedits per altres elements que impossibiliten que puguem apropiar.no d'ells, ja que precisament constitueixen elements de la nostra identitat.

Cal anar obrint camí, movent-se, tal vegada equivocant-se, per anar construint el que un vol de la vida. En aquest trajecte, sovint cauen alguns vels, de manera dolorosa, però molt alliberadora: som éssers finits, no ho podem tenir tot; la incertesa pot aparèixer a cada pas que donem, no hi ha garantia en els passos que donem, ni ningú ens la pot donar.
Les limitacions, incomoditats, o patiments, formen part de la vida de tots i no hi ha procediment que els pugui eliminar de manera absoluta.

Davant d'això hi ha qui es narcotitza mirant-se al mirall del jo (sempre joves, sempre feliços, evitant qualsevol incomoditat...) per no veure allò que no volem veure; o qui fa per afrontar aquestes mancances inherents al fet de ser una persona per portar-les de la manera més digne possible.

El nostre temps no és infinit, i buscar un lloc al món implica fer-se càrrec un mateix de moltes coses.

sábado, 1 de julio de 2017

Cadenas invisibles.

La gente sufre, a veces de manera insoportable, porque está atada por conflictos que no puede solucionar, aunque se atiborre de pensar, de darle vueltas a las cosas, de recetas psicológicas generalistas, o de pastillas.

A menudo, los conflictos que nos limitan en áreas importantes de la vida, no son susceptibles de ser solucionados de una manera tan racional, con un consejo al uso, con una recomendación general -que tanto pudiera servir para nosotros como para cualquiera, y en el fondo no es para nadie en concreto-. Será necesario un trabajo distinto; ir penetrando en los aspectos más desconocidos de la propia historia, y también, a menudo, derribando algunos mitos que hemos construido sobre nosotros mismos, sobre nuestro pasado y que operan como máscaras o armaduras que no nos permiten crecer.

Nos hacen sufrir cuestiones muy intrincadas y embarulladas en la propia historia personal, en la propia biografía. Es por ello que los consejos superficiales del tipo "psicología positiva", disfrutar de las pequeñas cosas, cambiar algunos hábitos, e incluso relajar el ritmo de vida, muchas veces ni siquiera "rozan" el núcleo de las dificultades que causan un sufrimiento que a menudo es lacerante y que impide el funcionamiento en áreas importantes de la vida, y que, de hecho, para que engañarnos, puede acabar con propia vida.

Ojala existiese un procedimiento inmediato y absoluto para terminar con el dolor y el sufrimiento, pero las soluciones verdaderas requieren de un proceso de elaboración y sobretodo, de la implicación de la persona que sufre, en querer ir descifrando y sabiendo con que tiene que ver aquello que le aqueja. Si terminar con el sufrimiento fuese tan simple como algunos quieren vender, no habría tanta gente teniendo que soportar un sufrimiento tan intenso. Hay un tiempo para ir descubriendo y un tiempo para ir elaborando y concluyendo cada asunto importante, no todo puede ser en el mismo instante.

No hay proceso de curación que no pase por un cuestionamiento y por una  indagación de los propios fundamentos, se trata de un camino donde uno mismo debe ir, con ayuda de un profesional, descubriendo soluciones personales a los propios enigmas y contradicciones.

Solo uno mismo puede ir deshaciéndose de esas cadenas invisibles, no hay curación posible desde fuera. Todo lo que se requiere para iniciar este camino es alguien que sufra y se haga preguntas acerca de ses sufrimiento.

Gracias.

sábado, 3 de junio de 2017

Con todo el dolor -necesario-

Experimentar dolor, tristeza, sufrimiento o malestar, no implica de manera general que haya algo dentro de nosotros que no esté funcionando bien.

El hecho de no poder entristecerse ante la pérdidas, de no poder soportar la incertidumbre o la contrariedad, ni tolerar algún grado de sufrimiento, sí es un indicador de que alguna no anda bien, en tanto en cuanto no se dispone de recursos para sostener experiencias tan humanas, e incluso a veces necesarias, para transitar por la vida.

Generalmente las personas tienen un margen, -a veces amplio, a veces menos- para poder atravesar períodos de duelo, sufrimiento o malestar sin llegar por necesidad a un estado de angustia tal que les impida afrontar lo esencial de cada día; cuando eso sucede, es cuando es importante saber pedir ayuda, proceso por otra parte, nada fácil para muchísimas personas.

A menudo se sufre de manera muy intensa precisamente por la dificultad o la incapacidad de abrirse a determinados duelos o pérdidas que uno lleva a sus espaldas pero no sabe como elaborar; se sufre mucho más por no poder encontrarle un lugar al sufrimiento, por no poder hablar de el.

Ponerle demasiadas trabas al desarrollo de la capacidad de elaborar los duelos y pérdidas que todos sufrimos en la vida es quedarse sin una capacidad fundamental para manejarse con la vida.

A mi entender, la capacidad por atravesar y sostenerse a uno mismo, en períodos marcados por emociones y sentimientos dolorosos, en consonancia con los acontecimientos que vamos viviendo (rupturas, duelos, pérdidas), es una capacidad básica y necesaria, aunque por momentos nos ponga en contacto con estados que consideramos insufribles. Atravesar estos períodos no implica que haya algo del fondo del ser que deba ser revisado, no funcione o esté alterado. 

Muchos mensajes de los que recibimos del discurso imperante igualan cualquier signo de malestar o sufrimiento con algo negativo que simplemente hay que eliminar, cosa que no ayuda a desarrollar la imprescindible capacidad de darse tiempo y perspectiva a uno mismo para entender las cosas que nos van sucediendo. 

A mi entender, esta visión miope y superficial del sufrimiento, visto como algo simplemente a eliminar, proveniente de algún pensamiento distorsionado o de algunas neuronas haciendo chispa aplasta la posibilidad de darle una dimensión contextualizada y de hacer una lectura más profunda de aquello que en algún momento dado nos está haciendo sentir mal. No es extraño que atravesar períodos difíciles nos pueda traer algún aprendizaje y descubrimiento que podemos considerar capital para nuestra vida.

Es cierto que hay que intentar pasarlo lo mejor posible y sufrir el mínimo necesario, pero también es cierto que hacernos alérgicos a cualquier tipo de incomodidad, malestar o incertidumbre nos saca de la posibilidad de hacer lecturas más enriquecedoras de nuestra vida, y de la capacidad de comprometernos en proyectos importantes y sostenidos en el tiempo, simplemente porque en algún momento implican el malestar o el sufrimiento, pero ¿Cuántas de las empresas y logros más importantes de la vida no implican eso en algún momento o en alguna medida?

Saludos.




martes, 18 de abril de 2017

Mestres i professors: malalts de societat?

Mestres i professors desenvolupen una tasca complexa i clau en tota societat. El que és estrany i propi del moment actual, és el fet que cada cop més sectors de la societat donen l'esquena a la important funció que porten a terme.

En els darrers anys s'observa un cert canvi respecte de l'estatus social i simbòlic de la seva labor que no em sembla gens llunyà del desenvolupament de la societat individualista guiada per l'imperatiu (quasi kantià) de consum en que ens estem veient sumits.

El mestre com el garant d'un saber, que té un valor en si mateix, i com a tal cosa, dotat d'una autoritat a respectar com a representant d'una funció important per a la societat està caient, per anar cada cop més cap a una espècie de ninot de qui tothom espera treure el que li convé, i que pot ser pressionat i sacsat per les més diverses raons sense possibilitats de poder fer prevaler un ordre, una autoritat que transmet coneixements i valors, i que si bé mai ha estat perfecte, ens donava un substrat per a construir un model de societat des de l'escola fonamentat en uns mínims valors compartits.

La salut -molt sovint, la mala salut- social de la figura del docent és en realitat, no ens enganyem, mala salut de la societat en general, tenint en compte que mestre i professors són el termòstat més fidedigne i sensible de les tensions, discordances i contradiccions de la societat.

El docent és una peça més en la tasca humana per excel·lència, la tasca socialitzadora que fa de l'infans un ésser social. De debò algú creu que sense la col·laboració total de les famílies i de la resta d'agents socials implicats en l'avenir de la societat (institucions, polítics...) els docents tenen res a pelar en la lluita titànica i ingent per a democratitzar societats cada vegada més complexes, plurals i carregades de problemes? 

En la meva opinió no tenen res a fer, si no es dóna una agenda compartida per tots on tothom hi estigui dispost a col·laborar, a sacrificar algunes coses i a posar en el centre les qüestions realment importants.

No em sembla en absolut estrany el malestar docent i els problemes de salut de mestres i professors, tenint en compte que són corretja de transmissió del que passa a les aules, que és una pura reproducció del que passa a la societat. Els docents són un termòmetre, i això per pura deducció, porta a associacions d'idees inquietants, però que probablement hem de fer si volem aclarir alguna cosa.

Els docents són una peça sotmesa a un desgast sovint insuportable, i per desgràcia, sovint també cap de turc i boc expiatori de quasi qualsevol cosa, ja que si hi ha alguna cosa que falla es deu al fet que els professors de secundària, els mestres de primària o infantil (o del nivell que siguin), no han fet bé la seva feina en algun moment...

Això és un raonament que tranquil·litza molt a qui el fa, ja que l'eximeix de considerar que té alguna cosa a veure en allò del que es queixa. Curiosament, cada cop sectors més amplis de la societat adopten aquesta coartada: tal vegada, en aquestes acusacions hi hagi quelcom propi que se'ls estigui fent impossible de mirar de prop.

Quan la resta de sectors socials es regiran contra els professionals de l'educació, alguna cosa gens bona està passant...Bé farà la societat que cuidi i garanteixi l'estatus simbòlic i l'autoritat dels seus docents, cosa que implica posar la primera pedra per a la construcció d'una convivència més cívica.

Quan algú pot exigir i reclamar al docent, allò que pensa que vol, de manera violenta, sense reparar en el contracte social que ens vincula, s'estan soscavant els fonaments de la convivència.

Des de fa uns anys també altres sectors, com el sanitari, estan començant a patir el mateix fenomen.

lunes, 13 de marzo de 2017

Pasaporte sin destino.

Si el gusano se empeñase en quedarse tal como está, en su forma actual, se perdería lo mejor de la vida.

Nadie puede vivir la vida de atrás hacia adelante, como un conjunto ya cerrado de antemano del que nos sabemos el final: hay que sostener la incertidumbre, las transformaciones, los cambios y las cosas imprevistas que nos llegan. Vivir, en definitiva supone abrimos procesos que nadie sabe que, como, donde, cuando o a quien van a implicar y eso no es fácil en muchos momentos.

Cuanto de nuestro devenir es destino y cuanto azar o contingencia, es una cuestión a la que nadie puede responder de manera concluyente.

Llegamos al mundo y suceden algunos encuentros muy significativos para nosotros, que van conformando quienes pensamos que somos, como nos sentimos y que es a lo que damos valor. Estas experiencias se van tejiendo en nuestra conciencia y se van anudando en una trama, donde efectivamente, lo imprevisto, lo accidental, lo repentino, ha tenido un peso muy grande en nuestras vida, aunque el relato que nos hacemos es liso y sin agujeros, empeñados en limar las contradicciones y los huecos de nuestra biografía.

En la época de la tiranía del YO, en la cual se considera a esta instancia como los más sólido, perfilado y valioso de nuestro ser, conviene reivindicar su esencia básicamente gaseosa, ni tan sólida, cerrada, ni garantía de nada, sino expuesta a redefinirse constantemente y sujeta a los vaivenes de la vida a sus inconsistencias y contradicciones: adorar el yo perfecto, sólido y bien formado de uno mismo es un proceso similar al que nos aboca al "culto al cuerpo" tan en boga en los últimos tiempos.

No queda más que saber manejarse lo mejor posible con esta impredictibilidad de la vida, aprendiendo a hacer con que no hay elemento alguno que nos de una garantía de que la vida será como esperamos, ni la familia, ni la educación, ni la política, la ciencia...

Sin duda en nuestra manera de enfrentar la vida tienen mucha importancia elementos recibidos en nuestros primeros tiempos, por parte de nuestra familia. En este sentido, a menudo todo aquello que es problemático en nuestra familia se suele esconder y pasa sin resolver de unas generaciones a otras.

Por eso puede ser muy interesante un trabajo psicológico de cara a no repetir los mismos o parecidos errores que han venido cometiendo incluso generaciones pasadas.

Que nadie pueda dibujarse como será su devenir, y mucho menos su final, no implica que tenga que cargar con mochilas de elementos no resueltos, sino que bien mirado, que la vida sea un pasaporte sin destino tiene que ver con la libertad si uno sabe como jugar sus cartas.